Súper papás

Desde el inicio del año académico hace ya tres meses, debido a la crisis sanitaria por el coronavirus las clases presenciales en la Universidad San Sebastián fueron sustituidas por sesiones en línea, razón por la que los estudiantes se han tenido que adaptar para estudiar en el hogar. Pero también, muchos de los estudiantes sebastianos han tenido que organizarse con su principal y más importante responsabilidad en la vida: ser padre.

 

Alex Vargas, estudiante de último año de Pedagogía en Educación Física sede De la Patagonia:

Con 29 años, Alex ha debido compatibilizar su labor de estudiante y paternidad. Hoy es padre de tres hijos: Isidora de tres meses, Mateo de tres años y Emilia de siete. Cuenta que el proceso de ser padre ha sido bastante difícil, sobre todo durante esta etapa de confinamiento. “Es necesario organizarse, ya que no sólo estudio y soy padre, sino que también trabajo impartiendo clases de taekwondo y pertenezco a la selección de la Universidad. Sin embargo, mi prioridad son mis pequeños, siempre estoy preocupado de realizar diversos juegos con ellos. Pero también, aunque mi rutina es súper movida y con varias responsabilidades, siempre hay espacios para participar de actividades como en la Escuela de Liderazgo”, destaca.

 

Gabriel Quilodrán, estudiante de tercer año de Fonoaudiología sede Valdivia:

“Mi hijo Maximiliano de tres años es mi prioridad y por eso trato de verlo muy seguidamente. Los fines de semana estoy con él y aprovecho de estudiar una vez que mi hijo duerme, en época normal lo voy a buscar al jardín, y siempre estoy corriendo ya que muchas veces salgo antes de clases para ir a buscarlo. Pero también me gusta participar en distintas instancias dentro de la Universidad, como por ejemplo de las ferias estudiantiles, voluntariados y campamentos”, cuenta Gabriel a sus 20 años.

 

 

Carlos Pérez, estudiante de segundo año de Educación Diferencial sede Concepción:

A sus 37 años Carlos le preocupa mucho ser un padre que está presente para su hija Millaray, de 15 años. “Todos los fines de semana son para ella, le estoy enseñando a cocinar e intento estar siempre, conversamos diariamente. También, estoy aprovechando este tiempo de confinamiento para compartir más momentos, han sido muy fructíferos, aprovechamos de estar juntos y acompañarnos. Además, hago clases particulares de matemáticas, y si bien he tenido que modificar mi rutina para darle prioridad a mi hija, eso no fue impedimento para participar de las actividades dentro de la Universidad, como el programa Líder Inclusivo, que me interesa mucho para mi carrera”, dice Carlos.

 

 

José Valenzuela, estudiante de tercer año de Tecnología Médica sede Santiago:

José debe compatibilizar el estudio, el trabajo y la paternidad de Fernanda, una niña de tres años que siempre está cerca de él, esperando realizar su actividad favorita que es jugar. “Tengo que combinar estudio y trabajo, ya que a mi hija le gusta estar conmigo en todo momento, generalmente la dejo realizando alguna tarea, mientras yo hago mis trabajos universitarios. También, trabajo en un consultorio y eso implica que debo organizarme adecuadamente durante la semana para poder cumplir con todas mis obligaciones”, indica José de 29 años.